Seguidores

lunes, 18 de febrero de 2013



Bájame la cremallera hasta los tobillos, desdúdame y deja que vea como es el sentimiento que precede a la noche en la que los astros forman parte de tu piel. Entonces estaré libre, y por ello batiré mis alas como si tejiera cuerpos de besos por tus brazos hasta hacer un nudo con ellos en tu cuello y dejar marca del lazo que no une con mis dientes.Despierta mi piel y quítame la capa muerta de sueños pasados de mis labios, absorbe mi alma y planta flores con ella. Hoy estoy disponible, y mi cama te espera con mi melena al viento. Deja que te quite el frío y que mi mano dibuje en mi cuerpo tu camino hasta desembocar en mis ojos, quizá con ellos comprendas lo que te pido mientras que visualizas en ellos el reflejo de la vela encendida que se esconde tras ellos.Mientras tanto sentiré el placer de tener lo deseado al alcance de los huesos, que necesitan salir para tocarte. Ellos,recelosos de la piel que gozan del lujo de sentirte, ansían tu tacto y crujen por ello. Hasta entonces despeino canciones y busco razones en ellas para ceder a esto.

FUEGO;AGUA;AIRE



Dicen que enamorarse es fuego, un proceso que todo lo quema y todo lo consume. Incontrolable, irrefrenable. Querer en cambio es cielo, de limitación estabilidad, frontera. Las vallas son muy comunes cuando se quiere. Por eso prefiero pensar qué amar es aire,oxigeno, respiración, volar. Pero como toda la brisa se nos va del las manos para acabar en tormenta, incluso en huracán. Nunca había sentido la posibilidad de experimentar las tres cosas con una persona, hasta que te encontré. Y me dí cuenta de que eras agua, la combinación estable y perfecta entre las energías del hidrógeno y la vida del oxigeno unidas pero flexibles, cohesionados pero adaptables. ¿ Peligros? Muchos, la tensión superficial, las corrientes, la temperatura de ebullición. Pero nada lo suficientemente fuerte como para poder con nosotros. Porque contigo todo es posible, estable,intenso, mágico e inexplicable.

Teorías.

Podrían preguntarme de quién es el hilo que tira de mis comisuras y las mantiene altas, formando un pequeño hoyuelo que sólo él ve, y diría su nombre. Podrían preguntarme en qué me refugio cuando se apaga la luz y de quién son los orgasmos qué brotan de mi garganta cuando hacemos el amor, y diría su nombre. Podrían preguntarme que es lo que más echo de menos, y que es lo que más temo dejar de sentir, y diría su nombre. Podrían preguntarme de quién es ese olor que electriza y prohíbe a mis músculos e instintos respirar, ese olor que consigue dulcificar y a la vez excitar cada movimiento, ese olor por el cual moriría,y diría su nombre. Podrían preguntarme quién marca la constante de mis latidos, y diría su nombre. Podrían preguntarme por lo único por lo que daría mi vida, y diría su nombre sin dudarlo.




Y aún así, nadie lo entendería. Nadie entendería que no lo puedo querer más porque él no es mas grande, qué el secreto de nuestra felicidad reside en el que el dolor de su hombro derecho y de mi hombro izquierdo supera el de la ausencia porque significa que hemos estado juntos. Qué no encuentro momento más completo que el estar tumbada sobre él en una cama de sábanas arrugadas mientras me mira fijamente, que adoro escucharle sonreír cuando le abrazo y le susurro que quiero morir así, y él responde con un "ojala". Es su nombre,sólo su nombre..


"Luciano Antón Hernández"