Seguidores

lunes, 18 de febrero de 2013

Teorías.

Podrían preguntarme de quién es el hilo que tira de mis comisuras y las mantiene altas, formando un pequeño hoyuelo que sólo él ve, y diría su nombre. Podrían preguntarme en qué me refugio cuando se apaga la luz y de quién son los orgasmos qué brotan de mi garganta cuando hacemos el amor, y diría su nombre. Podrían preguntarme que es lo que más echo de menos, y que es lo que más temo dejar de sentir, y diría su nombre. Podrían preguntarme de quién es ese olor que electriza y prohíbe a mis músculos e instintos respirar, ese olor que consigue dulcificar y a la vez excitar cada movimiento, ese olor por el cual moriría,y diría su nombre. Podrían preguntarme quién marca la constante de mis latidos, y diría su nombre. Podrían preguntarme por lo único por lo que daría mi vida, y diría su nombre sin dudarlo.




Y aún así, nadie lo entendería. Nadie entendería que no lo puedo querer más porque él no es mas grande, qué el secreto de nuestra felicidad reside en el que el dolor de su hombro derecho y de mi hombro izquierdo supera el de la ausencia porque significa que hemos estado juntos. Qué no encuentro momento más completo que el estar tumbada sobre él en una cama de sábanas arrugadas mientras me mira fijamente, que adoro escucharle sonreír cuando le abrazo y le susurro que quiero morir así, y él responde con un "ojala". Es su nombre,sólo su nombre..


"Luciano Antón Hernández"

No hay comentarios:

Publicar un comentario