Seguidores

martes, 25 de octubre de 2011

Siempre solemos soñar con el típico príncipe azul. Vivir un cuento perfecto, en el que tu seas la princesa, que cada noche valla a tu ventana, tire una piedra. Escaparte a las tantas de la mañana solo por verle una vez más. Intentar que todo salga perfecto, o lo más parecido a la perfección. Aún así siempre están las míticas discusiones, que siempre acaban en reconciliación. Pasa el tiempo, y al final el cuento perfecto, la historia de dos, acaba. La princesa deja de ser princesa. Y te das cuenta que el príncipe, nunca fue un príncipe. Que la historia de dos, siempre fue mentiras. Que el cuento perfecto, acabo siendo, el mítico cuento de tragedias, misterios. Todo acaba. TODO lo que empieza SIEMPRE acaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario