Seguidores

jueves, 23 de febrero de 2012

No quiero que te escapes nunca de mis brazos.

Vale, sí,lo confieso, tengo una obsesión. Estoy obsesionada de tal modo que sueño todas las noches con él, con que aparece a la mañana siguiente en la puerta de mi casa con la mejores de las sonrisas, de esas que llegan de oreja a oreja, y no, no trae un ramo de flores para regalarme, me regala sus mejores besos robados. Y es que él me dijo que ya no quería unos saludos normales, quería los saludos mas raros que hubiéramos visto, de esos , que se comparten besos en los que se roba el aliento.Y que tampoco quería despedidas, que quiere estar conmigo toda la vida. Ya no encuentro el valor para decírselo, me tiembla la voz cada vez que intento decirle que yo no quiero una vida a su lado, que quiero todas las vidas que se presenten. Me supera el miedo a que un día se canse, o que pueda encontrar a alguien mejor que yo,y me abandone, qué me deje sola y con el corazón echo trizas con el miedo de que no vuelvas, de seguir queriéndote el resto de mi vida. Prometimos querernos¿Recuerdas?; Por mi parte puedes estar tranquilo, no ha sido creada aun la ley que haya echo que levante mis promesas, que no habrá universo paralelo a este qué haga que mis sentimientos cambien para nada. Jamás existirá la persona que me haga cambiar de opinión, ni la mayor fuerza podrá separarme de ti. Por mí, todo esta bien, cómo hace 5 meses prometimos, y como hace 165 días juré. 165 Días, el comienzo de toda una vida a tú lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario