Seguidores

lunes, 30 de enero de 2012

No quiero una historia de cuento, quiero una historia real;

Me he aprendido el tiempo que tarda en parpadear, ese peculiar parpadeo que tiene. Las miradas que usa en determinadas ocasiones. Me sé el timbre de su voz cuando esta enfadado, o cuando habla con cierta ternura,esa que tanto me encanta. Podría reconocer su colonia entre muchísimas otras. Incluso sería capaz de reconocerlo a 300 metros de mí. Y qué mas me da, si yo ya he perdido toda la razón que tenía, si sería capaz de darlo todo por el, y aun así no sería suficiente. Sería capaz de escupir la distancia para que se diera de una vez cuenta que no es un impedimento entre nosotros dos, que lo que siento va más allá de un "Te quiero"; Podría invitar a cubatas a toda aquellas personas que decían que no saldría bien, y sacar cómo tema de conversación lo genial qué me va contigo, y lo perfecto que eres. Sería capaz de regalar algo de mi felicidad a los envidiosos, que tanto critican a nuestras espaldas, para ver si de una vez ellos también encentran lo que yo he encontrado a tú lado. Podría crear puentes, desde mi casa a la tuya, para qué así,vernos cuando nos entre el mono el uno del otro.Es más, gritaría lo más alto posible hasta quedarme sin voz si hiciera falta, para que llegará al otro lado del planeta mi voz, y hacer entender a cada uno de los seres vivos que habitan este planeta lo muchísimo que te quiero, y si me retas, incluso podría gritarlo muchísimo más, y si no me sale la voz, inventaría un nuevo método de comunicación para hacer llegar a cualquier rincón de esta galaxia u otra, lo tantísimo que he podido llegar a sentir estando a tú lado.Y es qué me da igual TODO , ya que todo, no tiene sentido si no es a tú lado. No me alcanzaría una vida entera para darte a entender que tengo ganas de ti. Y es que no hay mejor sensación que la que siento contigo. Y qué coños, ¿para que quiero estar a tres metros sobre el cielo con el resto de la gente?; A mi no me importa estar a seis, a cinco sobre el cielo, o a menos veinticinco bajo tierra. Ya te he dicho bastante veces qué si hiciera falta, me recorrería todo el mundo a gatas, o descalza, si tengo que congelarme de frío en el Polo Norte, o asarme de calor en el Ecuador, si tengo que vivir en pleno mar en una Isla desierta, o si vivimos en un Castillo en medio de Francia. Me da absolutamente como,cuando,y dónde,lo único que quiero, es girarme,y saber qué estas a mi lado, sonriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario