Seguidores

sábado, 17 de diciembre de 2011

Qué duele más la verguenza, que el dolor de la caida

Eras tú el que me ensañaste a querer, pero eres tú el que me ha enseñado que después de la caída, hay que levantarse, y seguir sonriendo pase lo que pase. Qué de errores se aprenden, y que hay errores que dejan huella, pero que no hay que olvidarlos, ya que sí los olvidamos, en un futuro podemos volver a cometerlos. Por eso, si te caes, levántate, pase lo que pase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario